Ports de la Generalitat impulsa la mitigación y la adaptación al cambio climático

Obras de emergencia en el Puerto de L’Ampolla.

Joan Pere Gómez, director general de Ports de la Generalitat.

El compromiso de la empresa pública Ports de la Generalitat por adaptar las infraestructuras al cambio climático se está visualizando en las obras de emergencia que se ejecutan en los diques de abrigo para paliar los efectos causados por la borrasca Gloria, donde se hace un paso más y se adaptan al cambio climático con el refuerzo de los espaldones con botaolas, caso de los puertos L’Ametlla de Mar y L’Ampolla, muy afectados por el temporal.

Así como con un incremento de la escollera en el perfil de la infraestructura y en la obra sumergida, aquí también se suma el puerto de Arenys de Mar y el de Blanes.

Muchos han sido los daños estructurales ocasionados por la borrasca Gloria en nueve puertos catalanes gestionados por la Generalitat de Catalunya.

El director general de Ports de la Generalitat, Joan Pere Gómez, comenta sobre las obras de emergencia que “invertiremos 13 millones de euros en la reparación de los daños estructurales causados por la borrasca Gloria, pero realizamos un paso más y adaptamos las infraestructuras a los efectos del cambio climático”.

Asimismo, el compromiso también se centra en medidas concretas como la instrumentalización de los puertos con sensores para captar datos climatológicos y meteorológicos que se utilizan para buscar mejores soluciones con el fin de reforzar las infraestructuras portuarias. Además, se está trabajando para instalar estaciones meteorológicas en las balizas de las bocanas de los puertos para disponer de datos a tiempo real con un sistema de modernización de ayudas a la navegación (AIS – Sistema de Identificación Automática).

La Administración Portuaria continúa su política ambiental y de calidad. En lo referente a la lucha contra el cambio climático, se han impulsado medidas en los puertos para ganar en eficiencia energética, movilidad sostenible, tratamiento de residuos y adaptando las infraestructuras portuarias a la nueva climatología y meteorología que cada vez es más cambiante y severa.

Obra de emergencia finalitzada en el puerto de Arenys de Mar.

Motocicleta eléctrica en el puerto de Vilanova.

Movilidad Sostenible

Este año la empresa pública ha dotado 14 puertos catalanes de norte a sur del litoral con puntos de recarga de vehículos eléctricos. Joan Pere Gómez, comenta sobre estos equipamientos: “Destinamos 211.000 euros a la dotación de 14 puntos de recarga de vehículos eléctricos para contribuir a la transformación del modelo sostenibilidad de norte a sur del litoral catalán”.

Así, se han instalado dos tipos de equipos, uno de recarga rápida, en los que dos vehículos simultáneamente pueden recargarse en 20 minutos, dependiendo de la batería que utilicen, en los puertos de Palamós, Vilanova i la Geltrú y Sant Carles de la Ràpita. Asimismo, se ha instalado un segundo modelo de recarga semirápida en el que dos vehículos pueden recargarse por completo a la vez en 2 o 3 horas.

Punto de recarga semirápida en el puerto de Blanes.

Punto de recarga rápida en el puerto de Vilanova.

Este último modelo se ha instalado en los puertos de Llançà, El Port de la Selva, Roses, L’Escala, Sant Feliu de Guíxols, Blanes, Arenys de Mar, L’Ametlla de Mar, L’Ampolla, Deltebre y Les Cases d’Alcanar. Estos equipamientos se han ubicado en vías públicas o lugares accesibles con acceso garantizado permanentemente para los usuarios de cualquier tipo de vehículo eléctrico estándar. Los puntos de recarga se activan mediante un teléfono móvil inteligente.

En esta línea de trabajo, la empresa ha dotado los puertos catalanes de un parque de móvil sostenible con vehículos eléctricos. En total se han suministrado 12 motocicletas eléctricas y18 vehículos, híbridos y eléctricos para los desplazamientos del personal en las instalaciones portuarias. También se han equipado algunos puertos con barredoras industriales eléctricas. El objetivo ha sido adquirir estos vehículos de bajas emisiones para la mejora ambiental de las flotas y de los puertos.

Placas fotovoltaicas en la lonja de Sant Carles de la Ràpita

Módulos solares en la lonja de pescado azul de Arenys de Mar.

Impulso a las energías renovables

 

También se está trabajando para mejorar la eficiencia energética con medidas como la renovación del alumbrado público con tecnología LED en todos los recintos portuarios. Un sistema que ahorra recursos energéticos, minimiza la contaminación lumínica e incrementa la vida útil de los equipos. Asimismo, los pantalanes pesqueros y náuticos se están dotando de torretas de suministro de electricidad con un sistema de telegestión para impulsar un consumo energético más eficiente y responsable.

 En el apartado de las energías renovables, se han instalado placas fotovoltaicas en las cubiertas de cinco lonjas de pescado con el objetivo que las cofradías de pescadores generen electricidad para el autoconsumo de las instalaciones pesqueras. En total se han colocado 751 módulos fotovoltaicos y la prueba piloto se ha realizado en las lonjas de los puertos de Roses (79 módulos), Palamós (212 módulos), Arenys de Mar (60 módulos), Vilanova i la Geltrú (60 módulos y Sant Carles de la Ràpita (340 módulos).

 Las 751 placas solares instaladas generan una reducción de consumo energético y una reducción en la factura de la luz de las cofradías de pescadores que oscila dependiendo de la lonja entre 300 y 1.800 euros al mes. Además, se dejan de emitir toneladas anuales de CO2 a la atmosfera. Gómez comenta sobre estas reducciones: “Es un win-win porque ganan los pescadores y gana el medio ambiente”.